La Consultoría en Proyectos de Ingeniería Civil

Con frecuencia se piensa que la ingeniería civil es el arte de construir una determinada obra concebida por el arquitecto; sin embargo, la ingeniería civil va mucho más allá de la construcción.

Detrás de los planos e informes que conforman los estudios ingenieriles de una determinada obra, existe un trabajo arduo de semanas de un grupo de ingenieros especialistas, a quienes se conoce como “Consultores” y son los encargados de realizar los análisis y diseños correspondientes para que una determinada obra de ingeniería civil sea viable.

En ingeniería civil estos consultores suelen ser especializados en las siguientes áreas: Estructural, Geotecnia, Hidráulica, Sanitaria, Ambiental, Vías y pavimentos, entre otros.

En los diseños se busca siempre una solución que sea lo más eficiente posible; es decir, que se adapte a las exigencias del proyecto cumpliendo con las normativas de diseño de un país, sin gastos innecesarios para el mismo.

No es recomendable usar exactamente el mismo diseño que ya fue empleado para otro proyecto en uno nuevo, ya que las condiciones topográficas, climáticas, ambientales, geológicas y geotécnicas varían considerablemente; inclusive, a pocos metros de distancia. Mucho menos se debe obviar realizar los estudios, ya que aparte de estar incumpliendo una normativa nacional, se pone en riesgo la seguridad de la estructura, con el peligro de que ésta colapse causando pérdidas humanas y económicas.

Desde el punto de vista económico de un proyecto, los consultores tratan de buscar soluciones al menor costo posible, sin sacrificar la seguridad de la obra. Se debe buscar un equilibrio entre la solución técnica y el presupuesto del cliente; sin embargo, algunos proyectos demandan soluciones costosas por condiciones específicas encontradas en los análisis. En la mayoría de los proyectos, los estudios y diseños no superan el 4% del monto total de construcción de la obra.

Se recomienda al dueño de una obra, poner sus proyectos e inversiones en manos de especialistas reconocidos en el medio, con seguridad, por la responsabilidad y experiencia acreditada, ellos dedicarán esfuerzo y tiempo en cada uno de sus análisis para lograr un proyecto de excelencia, que cumpla con las normativas vigentes y que a la vez represente un ahorro económico durante la construcción y la vida útil de su obra.

La importancia del control de calidad de los materiales en obras civiles

Previo a la construcción de cualquier obra de ingeniería civil (carreteras, presas, puentes, edificios, casas, entre otras) existe un diseño integral que busca la mejor solución técnica y económica para garantizar la estabilidad de un determinado proyecto.

Los ingenieros diseñadores determinan en los análisis realizados, las propiedades de los materiales que serán usados durante la construcción de una obra.  En estos diseños se establecen normas y especificaciones técnicas constructivas, las cuales deberán ser cumplidas por los constructores, de tal manera que se consiga plasmar en obra, la idealización del proyecto de ingenieros y arquitectos.

Los materiales de ingeniería que son usados en las diferentes obras civiles, poseen propiedades que dependen muchas veces del proceso constructivo empleado. Los principales materiales de ingeniería usados en el Ecuador y que deben tener un control in situ durante las diferentes obras constructivas son: hormigón, acero, suelos y mezcla asfáltica.

La norma ISO 9000 define a la calidad como “el grado en el que un conjunto de características inherentes cumple con los requisitos”. En el mundo de la construcción la calidad se apega a la concordancia o grado de conformidad entre lo diseñado y lo producido o construido. La responsabilidad de ofrecer una buena calidad de los materiales empleados en obras es exclusiva del constructor y, a su vez, el fiscalizador deberá controlar y exigir lo establecido por el diseñador en las especificaciones técnicas. El fiscalizador tiene la potestad de detener una construcción si detecta algún incumplimiento de las especificaciones técnicas y ordenar la correcta ejecución del trabajo realizado.

Se recomienda que el constructor o contratista de una obra incluya en el presupuesto ofertado de construcción, un rubro de control de calidad de los materiales empleados en obra, que normalmente no ascienden a más del 1%; garantizando al propietario o contratante, la calidad de los trabajos entregados. El propietario o contratante podrá también contratar servicios de control de calidad de empresas calificadas en el medio y llevar un control de los resultados en conjunto con el fiscalizador.


Se debe de fomentar una cultura de realizar un control de calidad en cualquier obra de construcción, por pequeña que se considere que ésta sea, pues se trata de evitar riesgos o futuras pérdidas en la inversión realizada.